Enredados

Deslices y antojos lingüísticos en los medios de comunicación

 

¡No me hables así!

El mundo digital se ha convertido en un espacio sin criterio en el que cualquier palabra inglesa es «castellanizable» por aproximación, al margen de que exista o no en nuestro idioma y también al margen de que signifique lo que debería o cualquier otra cosa, como si mientras leemos en castellano tuviéramos que pensar en inglés.

 

(...)

 

- to support no es «soportar» (que es aguantar), sino asistir o apoyar; «soporte» es por tanto asistencia o apoyo; un «soporte» también es el lugar, el medio físico donde se almacenan datos;

- topic (tema) se traduce como «tópico» a pesar de la clara incongruencia:

 

«Periodistas extranjeros cubrieron la edición 17ª de este evento, que tuvo al planeta Marte como *tópico principal de los disertantes». (Subtitular)

 

Redacción (2014, noviembre 10). Congreso sobre ovnis acaparó

la atención de la prensa internacional. www.lavoz.com.ar

 

- to apply no es «aplicar», sino solicitar: ¿cómo aplicar (poner en práctica) un empleo antes de haberlo conseguido?;

- fault es defecto, no «falta» como en los partidos o en clase;

- by default se suele traducir como «por defecto» (cuando hay una opción preestablecida, sin intervención del usuario); el DRAE admite esta acepción sin indicar la alternativa preferible; ¿tan difícil sería convencer a las empresas de que emplearan por omisión, que se entiende a la primera?; para rematar, a menudo se utiliza en sentido de algo que viene de serie:

 

«Tanto si has comprado nuevas impresoras como si decides seguir confiando en las que ya tienes instaladas en la oficina, no te limites a conectarlas (..) tal y como se ha establecido *por defecto».

 

Redacción (2014, octubre 10). 5 consejos para alcanzar

una impresión eficiente. www.siliconnews.es

 

- to order es pedir, muy distinto de «ordenar»;

- font es, como sabemos todos, tipo (de letra); pero por lo visto es mejor decir «fuente»;

 

(...)

 

El lenguaje tiene mucho de intuitivo, en realidad nos detenemos cada vez menos en el mensaje y, acuciados por el volumen de datos, que no de información, sobreentendemos una buena parte, intuyendo lo que nos interesa y discriminando lo que no; es una facultad maravillosa del habla, pero las lenguas no salen indemnes: las palabras mal utilizadas entran en un limbo de insignificancia, son comodines que se van vaciando de sentido al ser incompatibles con lo que se quiere decir; y las que deberíamos poner en práctica son relegadas y olvidadas. Es esencial recordar que un criterio desarrollado discrimina con rapidez lo que es aceptable de lo que no lo es, sobre todo con una buena base de conocimiento tanto del idioma extranjero como, mucho más importante aún, del propio.

Enredados (fragmento)