Mentar a la madre

Deslices y antojos lingüísticos en los medios de comunicación

 

¡No me hables así!

Mentar a la madre (fragmento)

Es muy pertinente la expresión «lengua materna». Somos hijos de la lengua latina y no nos gusta alejarnos demasiado de quien nos ha dado el ser expresivo; sin embargo, a menudo no la tratamos con la reverencia que se le debe a una madre. Es positivo mantener vivo el uso de esta lengua no tan muerta: puede dar expresividad, precisión, contraste y un toque culto, incluso nombre para un espacio web; pero procuremos siempre hacerlo con respeto: a veces no hay mejor manera de expresar un concepto, pero se debe evitar «colocar» latinismos a toda costa si realmente no aportan nada o no se sabe realmente lo que significan o cómo se pronuncian o escriben.

 

Según la última normativa, ya solo los extranjerismos o latinismos adaptados (como pádel o cuórum) siguen las normas generales de tipografía y acentuación. Los no adaptados, como los que siguen, se escriben en cursiva y sin acentos:

 

- Grosso modo (a grandes rasgos) no lleva preposición y se escribe con dos eses:

 

«Así, el león marino utiliza mecanismos de comparación de cantidades *"a grosso modo" (...)». EFE (2014, mayo 24).

 

Los mamíferos marinos y los primates comparten habilidades matemáticas. www.larazon.es.

 

- Motu proprio (sin influencia de otra persona); a veces se antepone una preposición y otras se olvida una erre (casi siempre aparecen ambas incorrecciones):

 

«(...) aunque últimamente su actividad ha derivado hacia la recogida de enseres y, sobre todo, cartones, que incluso llevan los comerciantes de la zona *”motu propio”»

 

Bernat Sirvent (2014, octubre 17). El Ayuntamiento dice ahora que el

último motocarro de la ciudad seguirá en su sitio. www.laverdad.es

 

«(...) Manolo Delgado ha dejado, *de motu proprio, su función de entrenador del equipo de la Liga Nacional Juvenil».

 

Alberto Aranda (2014, octubre 15). Los minutos malditos. http://www.latribunadeciudadreal..es

 

 

- Alma mater (madre nutricia); se refiere a la universidad donde alguien se ha nutrido de su savia académica, el concepto se utiliza desacertadamente como variante de la expresión «ser el alma de»:

 

«(...) se celebra en Inglaterra el primer simposio de pintura española del Siglo de Oro. *El alma máter es el filántropo Jonathan Ruffer, el único inglés entre la Fundación de Amigos del Museo del Prado». (Subtítulo)

 

Vanessa García-Osuna (2014, octubre 17). Jonathan Ruffer:

“El mercado es reacio a nombres poco conocidos”. www.elcultural.es

 

Habría bastado «es el alma del simposio». Como es una locución latina no adaptada se escribe el artículo femenino, no hay cacofonía; en el siguiente ejemplo, en el que Elena Poniatowska es investida Honoris Causa, la locución está en su entorno natural (aunque le sobra el acento):

 

«Refirió que se trata de la máxima distinción que la alma *máter entrega a personas distinguidas que no forman parte del personal académico».

 

El Reportero (2014, octubre 10). “Honramos a la persona y a la literatura”:

Rector Heriberto Grijalva. www.elreporterodelacomunidad.com